Listado de productos por marca HRM Editores

Kadesh y Musketeer (Suez,...
  • -5%
  • Precio rebajado

Kadesh y Musketeer (Suez,...

15,15 € Precio base 15,95 € -5% Precio

La nacionalización del Canal de Suez y el cierre de los Estrechos de Tirán por parte del líder egipcio Gamal Abdel Nasser (el Rais), además del apoyo de éste hacia los movimientos independentistas de los países vecinos, principalmente el de Argelia, crearon un profundo malestar en Israel, Gran Bretaña y Francia. Estas tres potencias, sin el conocimiento de los Estados Unidos, y mucho menos con su beneplácito, establecieron en la Conferencia de Sévres el protocolo de actuación en la guerra que iban a realizar contra Egipto. Se llevarían a cabo dos operaciones consecutivas: Kadesh, por parte de Israel, y Musketeer, por las potencias europeas. El objetivo último era la caída del régimen de Nasser. Sin embargo, el amplio poder militar desplegado, demostraría en el curso de la que pasaría a ser conocida como la Guerra de Suez, sus límites.

El Gran Asedio: Malta, 1565
  • -5%
  • Precio rebajado

El Gran Asedio: Malta, 1565

15,15 € Precio base 15,95 € -5% Precio

1565, Europa todavía no se había repuesto de la última acometida otomana que se saldó con el asedio de Viena de 1529. De nuevo, dos antiguos enemigos, el Imperio Otomano y la Orden Hospitalaria de San Juan, vuelven a cruzar sus espadas. En su anterior choque, los caballeros hospitalarios habían tenido que renunciar a su posesión de la isla de Rodas en 1522 tras un largo y penoso sitio, dando con ello la hegemonía del Mediterráneo Oriental al Imperio Otomano. Gracias al emperador Carlos V, la Orden Hospitalaria asentó su base en la isla de Malta, desde donde continuó su lucha contra el Turco. Malta se convirtió en un obstáculo para la Sublime Puerta en su intento por convertir todo el Mediterráneo en un "Lago Turco". Con la posesión de la isla, el Imperio Otomano no sólo vería realizado este objetivo sino que dispondría de una excelente base de partida para atacar el corazón de la Cristiandad, Roma, y expandirse por Europa Occidental. En Malta, no solamente los Hospitalarios se jugaron su destino como Orden, también se jugaba el destino de la Cristiandad y de la civilización occidental. Una Cristiandad dividida por el gran cisma que supuso la Reforma Luterana en el orden religioso y político. Sobre el papel, la lucha parecía totalmente desigual: por un lado, el Imperio Otomano con vastos recursos a su disposición; por otro lado, un puñado de caballeros hospitalarios sin apenas ayuda de sus correligionarios cristianos, sólo la agobiada España mandó algunas tropas, pero mandados con férrea determinación por su Gran Maestre, Jean de La Vallette. Durante todo el verano de 1565, Europa contuvo el aliento ante la titánica lucha que se desarrollaba en aquella pequeña isla, esperando en cualquier momento las noticias del inevitable desenlace. Pero ello no sucedió: Malta se salvó. Esta es la historia de aquella gesta y de los hombres que la realizaron.

Las batallas gemelas:...
  • -5%
  • Precio rebajado

Las batallas gemelas:...

15,63 € Precio base 16,45 € -5% Precio

Con el regreso de Napoleón de su exilio en la isla de Elba, comienza el periodo histórico conocido como los Cien Días y que viene marcado por la formación de la 6ª Coalición, formada por todos sus anteriores enemigos (Gran Bretaña, Austria, Rusia, Prusia, España), con el objetivo de derrocarle.

Para ello, paulatinamente, se van concentrando alrededor de las fronteras de Francia y, acosado, Napoleón recurrirá a una estrategia defensivo-ofensiva, es decir, a un ataque preventivo antes de que sus enemigos concluyan su despliegue.

Con un ejército casi de circunstancias, invade Bélgica y desarrolla una estrategia del centro, es decir, avanzar entre los dos ejércitos que allí se encuentran, el anglo-holandés de Wellington y el prusiano de Blücher, con la intención de que no puedan unirse en uno solo y vencerlos por separado buscando la superioridad local.

Si bien, Napoleón cree que combatirá primero a Wellington, el despliegue adelantado prusiano le ofrece la posibilidad de acabar primero con él, así que dirige él mismo la batalla que se desarrollará en los alrededores de la población de Ligny. Cuenta para ello con que el ala izquierda, mandada por Ney, dé el golpe de gracia: sin embargo, este se encuentra combatiendo con Wellington en Quatre Bras.

Se están llevando a cabo dos batallas paralelas, dos batallas gemelas de consecuencias trascendentales para los sucesos posteriores.