¡Cartago debe ser destruida!

Referencia: 2609202033

7,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad
Últimas unidades en stock

  • Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL. Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL.
  • Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos. Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos.
  • Política de devolución. Se admiten devoluciones al dia siguiente de la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió. Política de devolución. Se admiten devoluciones al dia siguiente de la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió.

LA mediados del siglo II a. de C. Roma buscaba una razón para reanudar su hostilidad con Cartago, como nos decía Polibio. Ahora bien, ¿por qué razón? Sin apenas ejército, sin elefantes y con un control de Roma sobre ella, la capacidad ofensiva del Estado púnico era prácticamente nula. Sin embargo, la ciudad de Cartago tenía una pujante economía gracias a su ahorro por la inactividad militar. Esto inquietaba a Catón y sus partidarios, hombres de negocios que veían con recelo la competencia púnica. Para frenar el crecimiento de Cartago solo faltaba una disputa menor entre esta y su vecino Masinisa, rey de Numidia aliado de Roma. Estallaba la Tercera Guerra Púnica y los días de Cartago, fundada siete siglos antes, dueña de buena parte del Mediterráneo occidental, tocaban a su fin.

2609202033

16 otros productos en la misma categoría: