Blindados Nacionales En El Frente Norte (1936-1937)

Referencia: 0206202201

12,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad

  • Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL. Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL.
  • Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos. Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos.
  • Política de devolución. Se admiten devoluciones al dia siguiente de la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió. Política de devolución. Se admiten devoluciones al dia siguiente de la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió.

El 18 de julio de 1936, al producirse el levantamiento militar contra el Frente Popular, en el norte de España –desde el cabo Finisterre hasta Irún– había muy pocos vehículos blindados. Poco más de una docena de camiones blindados y vetustos carros de combate experimentales, eran lo que había en algunos regimientos y establecimientos fabriles militares gallegos, asturianos y vascos. A partir del mes de agosto, en varios lugares de la «geografía sublevada» –Pamplona, Vitoria, Ferrol, Lugo…– se pusieron en marcha diferentes talleres mecánicos y de chapa para producir blindados con los que apoyar a las columnas que combatían en los frentes cantábricos; unos blindados de circunstancias, a menudo desagradables a la vista, pero útiles en misiones de transporte de personal, apoyo próximo en operaciones y transporte de heridos, y muy especialmente en misiones de apoyo sicológico y de desmoralización del enemigo. Además de la producción propia, los sublevados capturaron numerosos blindados enemigos –algunos de muy buena calidad y hechuras–, los cuales pusieron en orden de marcha y los incorporaron a sus unidades, llegando a constituir la denominada Compañía de Camiones Blindados del Norte, compuesta por más de una decena de vehículos a motor, con cierta capacidad ofensiva al estar dotados de ametralladoras la mayoría de los vehículos que la componían. Tanto en Guipúzcoa, como en Vizcaya, Santander León y Asturias, combatieron estos hombres con sus «cacharros», contribuyendo de alguna manera al esfuerzo bélico del bando nacional en aquellos frentes.

0206202201

Ficha técnica

Número de Páginas
64
Encuadernación
Blanda
Autor
Lucas Molina

16 otros productos en la misma categoría: