• Precio rebajado

Kursk: Encuentro de fuerzas acorazadas

Referencia: 0801202002

10,00 €
9,50 € 5% de descuento
Impuestos incluidos
Cantidad

  • Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL. Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL.
  • Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos. Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos.
  • Política de devolución. Se admiten devoluciones al dia siguiente de la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió. Política de devolución. Se admiten devoluciones al dia siguiente de la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió.

La batalla de Kursk, también denominada Operación Ciudadela, da nombre a una serie de choques armados que tuvieron lugar entre julio y agosto de 1943 en la región de ese mismo nombre en Rusia en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. En ella, las tropas del ejército alemán harían el último esfuerzo ofensivo en el frente del este, agrupando el grueso de sus fuerzas acorazadas y sus armas más modernas, pasando por las unidades más potentes y sus generales más prestigiosos, enfrentándose contra las tropas del Ejército Rojo de la Unión Soviética.

La operación es considerada una de las batallas más grandes de la historia, pues participaron alrededor de tres millones de soldados, más de 6300 tanques (más que en ninguna otra batalla) y unos 4400 aviones. La batalla fue la ofensiva estratégica final que los alemanes pudieron lanzar en el Frente Oriental. Debido a que la invasión aliada de Sicilia había comenzado, Adolf Hitler se vio obligado a hacer que las tropas de entrenamiento en Francia se desviaran para enfrentar la amenaza aliada en el Mediterráneo, en lugar de usarlas como una reserva estratégica para el Frente Oriental.​ Hitler canceló la ofensiva en Kursk después de solo una semana, en parte para desviar fuerzas a Italia.​ Las grandes pérdidas de hombres y tanques de Alemania aseguraron que el victorioso Ejército Rojo soviético disfrutara de la iniciativa estratégica para el resto de la guerra.

Los alemanes esperaban debilitar el potencial ofensivo soviético para el verano de 1943 cortando las fuerzas que anticipaban estarían en la bolsa de Kursk.​ La bolsa o protuberancia de Kursk tenía 250 kilómetros de largo de norte a sur y 160 kilómetros de este a oeste.​ El plan contemplaba una envoltura de un par de pinzas que atravesaban los flancos norte y sur del saliente.​ Hitler creía que una victoria aquí reafirmaría la fortaleza alemana y mejoraría su prestigio con sus aliados, que estaban considerando retirarse de la guerra.​ También se esperaba que un gran número de prisioneros soviéticos fueran capturados para ser utilizados como mano de obra esclava en la industria de armamentos alemana.

El Gobierno soviético tenía conocimiento previo de las intenciones alemanas, proporcionado en parte por el servicio de inteligencia británico y las intercepciones de Tunny. Con meses de anticipación que el ataque caería sobre el cuello de la bolsa de Kursk, los soviéticos construyeron una defensa en profundidad diseñada para desgastar la punta de lanza blindada alemana.​ Los alemanes demoraron la ofensiva mientras intentaban aumentar sus fuerzas y esperaban nuevas armas, principalmente el nuevo tanque Panther, pero también una mayor cantidad del tanque pesado Tiger.​ Esto le dio tiempo al Ejército Rojo para construir una serie de cinturones defensivos profundos. Los preparativos defensivos incluyeron campos de minas, fortificaciones, zonas de fuego de artillería y puntos fuertes antitanques, que se extendieron a aproximadamente 300 km de profundidad.​ Las formaciones móviles soviéticas fueron sacadas de la bolsa y se formó una gran fuerza de reserva para contraofensivas estratégicas.

La Batalla de Kursk fue la primera vez en la Segunda Guerra Mundial que se detuvo una ofensiva estratégica alemana antes de que pudiera romper las defensas enemigas y penetrar en sus profundidades estratégicas.​ La profundidad máxima del avance alemán fue de 8 a 12 kilómetros en el norte y 35 kilómetros en el sur.​ Aunque el Ejército Rojo había tenido éxito en ofensivas de invierno anteriormente, sus contraofensivas tras el ataque alemán en Kursk fueron sus primeras ofensivas estratégicas veraniegas de la guerra.

0801202002

Ficha técnica

Número de Páginas
160
Encuadernación
Tapa blanda
Autor
Geoffrey Jukes

16 otros productos en la misma categoría: