• Precio rebajado

Blindados italianos en el Ejército de Franco

Referencia: 140

12,00 €
11,40 € 5% de descuento
Impuestos incluidos
Cantidad

  • Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL. Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL.
  • Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos. Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos.
  • Política de devolución. Se admiten devoluciones al dia siguiente de la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió. Política de devolución. Se admiten devoluciones al dia siguiente de la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió.

Los primeros carros foráneos que llegaron a España en la Guerra Civil fueron los italianos. Éstos eran del modelo fabricado por la casa Fiat–Ansaldo, denominado carro veloce CV 33/35, muy ligeros, armados con dos ametralladoras y tripulados por dos hombres. Los Fiat eran bastante modernos y eficaces en 1936, en relación al parque acorazado y las doctrinas de empleo del momento, teniendo a su favor una buena movilidad y una silueta reducidísima.

El modelo inicial apareció en 1933 y tenía la superestructura soldada. Tres años más tarde se entregaron los primeros CV. 35, que sustituían la soldadura de sus antecesores por los remaches.

Italia produjo cerca de 2.700 ejemplares, exportándose unos 1.200 a Afganistán, Austria, Bolivia, Brasil, Bulgaria, China, Iraq, Nicaragua y Hungría, empleándose también por Abisinia, Alemania, Croacia, Grecia y Yugoslavia. En España se le conoció con los apodos de «lata de sardinas» y «Topolino».

El carro era realmente pobre, tanto en protección como en potencia de fuego. Los usuarios de los ingenios italianos, experimentaron pronto que tanto su armamento como su coraza eran insuficientes para enfrentarse a los blindados soviéticos en la guerra española.

Muy ilustrado.

 

*Envío gratuito para España por Correo Libro

 

140

Ficha técnica

Número de Páginas
48
Encuadernación
Rústica
Idioma
español
Autor
Lucas Molina Franco
Autor
José María Manrique García
Autor2
José María Manrique García
Autor2
Lucas Molina Franco

16 otros productos en la misma categoría: