1843: Adopción de la bandera de España.

13723976_10208706697578225_6593861898565

Autor del texto: Luis Sorando Muzás

El 23 de julio de 1843 y tras vencer a los esparteristas en Torrejón, hacía el General Narváez su entrada en Madrid restableciendo a Joaquín María López como Presidente del Gobierno ; finalizaba así la Regencia del General Espartero, que se había iniciado con la revolución progresista de 1840, tras el final de la Guerra Carlista, y que había supuesto el exilio de la anterior Regenta, la Reina Madre María Cristina, la misma que en 1832 había entregado sus enseñas dedicadas al primer regimiento de cada arma.


Existía un acuerdo pactado entre el General Serrano y la junta de Barcelona de convocar una Junta central que asumiera el poder, a modo de nueva Regencia, pero este no fue respetado por el nuevo Presidente de tendencia moderada, desencadenando la revolución progresista catalana de septiembre-noviembre de 1843 conocida como la “ Jamancia”, así como la aragonesa que llevaría al asedio de Zaragoza por Concha entre septiembre y el 27 de octubre.


Fue en medio de esta situación tan confusa cuando el 13 de octubre, siendo Presidente del Gobierno Provisional el ya citado Joaquín María López y Ministro de la Guerra el General Serrano, se publicó en Madrid el decreto por el que todo el Ejército debería adoptar para sus enseñas los colores rojo y amarillo, que ya eran los de la bandera nacional, terminando así con la gran diversidad de colores, diseños, divisas y escudos usados por los distintos regimientos en sus enseñas.
Su texto íntegro dice así:


GUERRA. 
Sobre las banderas, estandartes y escarapelas. 
Siendo la bandera nacional el verdadero símbolo de la monarquía española, ha llamado la atención del Gobierno la diferencia que existe entre aquella y las particulares de los cuerpos del Ejército. Tan notable diferencia trae su origen del que tuvo cada uno de esos mismos cuerpos; porque formados bajo la denominación e influjo de los diversos reinos, provincias o pueblos en que estaba dividida la España, cada cual adoptó los colores o blasones de aquel que le daba nombre La unidad de la monarquía española y la actual organización del Ejército y demás dependencias del estado exigen imperiosamente desaparezcan todas las diferencias que hasta ahora han subsistido sin otro fundamento que el recuerdo de esa división local, perdida desde bien lejanos tiempos”. 
Por tanto, el Gobierno provisional, en nombre de S. M. la Reina Doña Isabel II, ha venido en decretar lo siguiente:


Art. 1.° Las banderas y estandartes de todos los cuerpos é institutos que componen el ejército, la armada y la Milicia nacional serán iguales en colores á la bandera de guerra española , y colocados estos por el mismo orden que lo están en ella.
Art. 2.° Los cuerpos que por privilegio ú otra circunstancia llevan hoy el.pendón morado de Castilla, usarán en las nuevas banderas una corbata del mismo color morado y del ancho de las de San Fernando, única diferencia que habrá entre todas las banderas del ejército, á excepción de las condecoraciones militares que hayan ganado ó en lo sucesivo ganaren.
Art. 3.° Alrededor del escudo de armas Reales, que estará colocado en el centro de dichas banderas y estandartes, habrá una leyenda que expresará el arma, número y batallón del regimiento.
Art. 4.° Las escarapelas que en lo sucesivo usen los que por su categoría ó empleo deben llevarlas, cualquiera que sea la clase á que pertenezcan, serán de los mismos colores que las expresadas banderas.
Art. 5.° Los adjuntos modelos se circularán por todos los Ministerios á sus respectivas dependencias, para que por todos los individuos del Estado sean conocidas y observadas las disposiciones contenidas en este decreto.
Dado en Madrid á 13 de Octubre de 1843.= Joaquín María López, Presidente.= El Ministro de la Guerra, Francisco Serrano.

Este Decreto apareció publicado en la Gaceta de Madrid del 15 de octubre, seguido de otro de la misma fecha en el que la Reina expresaba su deseo de entregar al primer batallón o escuadrón de cada arma una bandera o estandarte del nuevo modelo, de forma similar a lo que había hecho su madre en 1832, pero dicha entrega nunca se realizaría, siguiendo dichos primeros bones. con sus banderas dedicadas por María Cristina hasta 1931.


Y apenas 23 días después, el 8 de noviembre, con el propósito de evitar una tercera regencia, Isabel fue declarada mayor de edad con sólo trece años, en vez de con los 14 marcados por la ley.


El 28 de diciembre apareció una nueva R.O. aclarando que se le agregase al escudo del nuevo modelo la cruz de Borgoña, que los escudos y los flecos de los estandartes fuesen de oro o plata según los cabos del cuerpo, y que las astas estuviesen revestidas de terciopelo morado. 

el-ejercito-espanol-de-jose-napoleon-180

All comments