El socorro de Thionville 1639: Otra victoria desconocida de las armas hispánicas.

Resultado de imagen de Entsatzschlacht bei Thionville. 1. Phase, 1639

La victoria de las tropas del conde de Piccolomini, uno de tantos italianos al servicio de la monarquía hispánica, es otro de tantos hechos de armas caídos en el olvido y eclipsados por la batalla de Rocroi, que para muchos historiadores debió de ser la única batalla de todo el siglo XVII.

Thionville+1639+Piccolomini+relief+colum

Tenemos varios documentos históricos que nos narran los hechos. Uno de ellos es la carta que el propio Piccolomini envió al rey Felipe IV dando detalle de lo acontecido el 7 de junio de 1639 cuando marchó con un ejército de socorro en ayuda de la ciudad de Thionville (Tionvil), en aquel tiempo parte de Luxemburgo, asediada por un ejército francés al mando del marqués de Feuquieres (Focheres)

El ejército hispánico se puso en marcha el 3 de junio y llegó a las afueras de la ciudad a las 11 de la noche del día 6, tras una larga marcha, lo que hizo que Piccolomini ordenase que durante la noche se ordenasen los escuadrones, Artillería y bagajes.

La marcha de aproximación comenzó a las 7 de la mañana del día 7 de junio, sin tocar tambores para no alertar a los franceses. A las dos horas se trabó el primer combate, cayendo en manos hispánicas un castillo con su guarnición, acción protagonizada por los tercios de Florencia y Cercaro.

Después comenzó el combate entre las fuerzas principales, la caballería auxiliar croata se encargó de detectar a las tropas francesas y los hispánicos avanzaron con 500 arcabuceros, seguidos de la caballería – coraceros y dragones – el tercio del barón de Saya y 1.000 infantes de Luxemburgo. Como se puede ver todo un conglomerado internacional.

Thionville+1639+Piccolomini+March+Order.

El combate fue muy virulento y cuando los franceses comenzaban a replegarse el marqués de Gonzaga cayó sobre el bagaje francés que se perdió mientras intentaba cruzar un puente sobre el Mosela. Un intento de contraataque francés fue desbaratado por los escuadrones de Piccolomini, tras lo que los franceses cruzaron de nuevo el Mosela con intención de reagruparse y unirse al resto del ejército de asedio que estaba atrincherado en la zona.

Los hispánicos volvieron a acometer a los franceses, ordenándose que se adelantase parte de la artillería para batir a los enemigos. El choque fue tan violento que los tercios de ambos bandos trabaron sus picas, metiéndose los hispánicos en el agua hasta una altura que les llegaba a medio pecho. Gracias a su empuje y a la llegada de refuerzos de caballería los franceses tuvieron que retirarse, levantando el asedio y dejando a los hispánicos dueños del campo de batalla.

Las bajas francesas fueron numerosas: Entre 5 a 6.000 muertos, casi toda la infantería y muchas de sus banderas, unos 3.000 prisioneros, incluyendo 300 oficiales y el propio marqués de Focheres, que quedó preso en la ciudad de Thionville.

Bibliografía:

Antonio Gómez Con balas de plata I: 1631-40. 700 combates de la Casa de Austria

Relacion Verdadera De La Feliz vitoria, que en el Ducado de Lutzemburg en el socorro de Thiumbilla ha tenido el señor Conde Picolomini, ajustada de la carta que escriuio à su A. R. con la norabuena (1639)

David Parrott Richelieu's Army: War, Government and Society in France, 1624-1642

Lectura recomendada:

 

de-pavia-a-rocroi-los-tercios-espanoles.

All comments