“La marcha Radetzky”: ¿Una pieza militarista, nacionalista, represora y nazi?

Como todos los primero de enero un clásico del año nuevo es el concierto que desde Viena retrasmite televisión española. Como colofón al mismo se interpreta la Marcha Radetzky, donde la seriedad y solemnidad del evento permiten por unos instantes que el público participe dando palmas, momento en que el director de orquesta se gira y “dirige” a los asistentes. Personas de altísimo nivel, auténticos próceres, como el exsecretario general de Naciones Unidas el coreano del Sur Ban Ki Moon.

Ahora bien ¿Quién fue Radesky y por qué razón Johann Strauss (padre) decidió componer esta pieza en 1848? ¿Por qué se la considera en Austria una especie de himno nacional y de hecho es interpretada antes de los partidos de fútbol de la selección austriaca? Y finalmente, ¿Por qué razón en este año se ha interpretado la pieza original y no con los arreglos que en 1914 realizó el músico Leopold Weninger?

El Graf (Conde) Josef Radetsky nació en la actual Republica Checa, aunque según parece hoy en día no es razón para considerarlo checo o bohemio, bien al contrario es una figura que es reverenciada en Austria y especialmente entre los sectores más conservadores. Alcanzó el grado de mariscal de campo del Ejército de la monarquía de los Habsburgo tras luchar en las guerras napoleónicas, como oficial de caballería, participando en batallas como las de Ulm, Wagram y Leipzig, entre otras. Asistió al congreso de Viena de 1814-1815, donde parece que terció entre el Zar Alejandro I y el canciller Metternich, ya que las relaciones entre ambos no eran muy cordiales al inicio del Congreso. Ferviente defensor de una profunda reforma del Ejército austriaco no tuvo éxito en sus planteamientos. Si bien, siempre gozó de la confianza del Emperador que le nombró gobernador de la fortaleza de Olomuc, participó en la intervención austriaca en Italia tras la revolución de 1830 y finalmente fue nombrado gobernador del Reino Lombardo-Véneto. Sería en este puesto cuando según Strauss se hizo merecedor de una marcha en su honor.

La tercera ola de revoluciones liberales recorrió Europa en 1848 “La primavera de los Pueblos”. Si, la tercera, las dos anteriores fueron las de 1820 y 1830. Y el Reino del Piamonte decidió intervenir a favor de los milaneses sublevados. Además, otras insurrecciones estallaban en Roma, Venecia y los ducados: Parma Módena y Toscana. La labor de Radeztky fue la de sofocar todos estos brotes revolucionarios. Pese a contar ya con 70 años seguía siendo un enérgico jefe y sus tropas le apodaron cariñosamente como “Veter (padre) Radetzky”.

Como comandante en jefe del Ejército imperial en Italia, el ya octogenario general, derrotó de forma decisiva a los nacionalistas italianos y a las tropas piamontesas en Custozza (1848) y Novara (1849) Fue por su victoria en la primera de ellas por la que Strauss decidió componer una marcha en su honor. Al general que impidió el triunfo del nacionalismo liberal que pretendió unificar Italia. Posteriormente, Radeztky, sometería la sublevación de Venecia, utilizando globos estáticos para bombardear la ciudad. Finalmente restauraría el orden en los ducados y varias plazas de los Estados Pontificios. Como se puede ver un ferviente defensor del Antiguo Régimen. Como se puede ver el general ha pasado al imaginario austriaco, algo similar a la Memoria Histórica, como el vencedor en Italia, región (Lomabardía y el Véneto) que siguió gobernando con mano de hierro hasta su muerte en 1858.

Desde 1946 en el concierto de año nuevo en Viena se interpretaba una Marcha Radetzky con arreglos del músico austriaco Leopold Weninger, autor entre otros de la versión sinfónica del Himno de la República del Perú, que se lleva interpretando desde 1936. Sin embargo, este años de 2020 se ha procedido a un proceso de “desnazificación”, ya que este músico se afilió al partido nazi en 1934, al que perteneció hasta su muerte en 1940. Cabría preguntarse el por qué ahora, 74 años después, o si lo siguiente que habría que eliminar sería la interpretación de la propia marcha, exaltación de la represión absolutista de los anhelos de libertad defendidos por los liberales del siglo XIX. ¿Debería protestar la Republica italiana por la interpretación de una obra que ensalza a un represor de la legítima voluntad de autogobierno del pueblo italiano?

Lectura recomendada:

por-dios-y-por-el-kaiser-el-ejercito-imp

All comments