Lepanto: “La más alta ocasión que vieron los siglos”

Cervantes, que participó en ella la calificó como  “La más alta ocasión que vieron los siglos”

Este año se conmemora el 450 aniversario de dicho combate y las publicaciones sobre la misma se multiplican. Aquí os proponemos algunas de las más interesantes.

batalla de Lepanto. La mar roja de sangre

“Duró el ímpetu grande de la batalla cerca de cuatro horas y fue tan sangrienta y horrenda que parecía que la mar y el fuego fuese todo uno, viendo dentro de la misma agua arderse muchas galeras turquescas y dentro de la mar, que toda estaba roja de sangre, no había otra cosa que aljabas, turbantes, carcajes, flechas, arcos, rodelas, remos, cajas, valijas y otros muchos despojos de guerra, y sobre todo muchos cuerpos humanos, así cristianos como turcos”. Así describía un anónimo soldado español las aguas del golfo de Lepanto en el mediodía del 7 de octubre de 1571, cuando la armada otomana chocó con la flota reunida por la Liga Santa –la Monarquía Hispánica, el Papado y Venecia–, en una de las mayores batallas navales de toda la Historia: «la más alta ocasión que vieron los siglos», tal y como la apellidó otro soldado. En la balanza, el dominio sobre el Mediterráneo, fieramente ambicionado por una Sublime Puerta que deseaba resarcirse del revés de Malta, que acababa de arrebatar Chipre a Venecia y que no cejaba en su acoso sobre las costas italianas y españolas con el corso berberisco. Un dominio contestado sin tregua por la Monarquía Hispánica, en un enfrentamiento que, amén de geoestratégico, era confesional, entre islam y cristiandad, y entre los respectivos paladines de la fe verdadera, el islam suní de Selim II y el catolicismo de Felipe II. Lepanto. La mar roja de sangre aborda la historia de esta crucial batalla conjugando el trabajo de expertos de los distintos países que participaron en la liza –españoles, italianos y turcos–, a fin de ofrecer una perspectiva completa pero plural, que analiza la situación internacional y los prolegómenos que condujeron al choque, pero que también se detiene con detalle en los aspectos tácticos del combate de galeras en el Mediterráneo y en el desarrollo y pormenores de una batalla de cuyo desenlace, hace ahora cuatrocientos cincuenta años, pendió el destino de Europa.

Gloria imperial

«La mejor prueba de que Lepanto cambió la historia es que el Imperio otomano jamás realizó ya acciones ofensivas al oeste de Sicilia y su armada, si bien rápidamente reconstruida en lo material, jamás pudo reemplazar las pérdidas humanas. Supuso tal impacto que, poco más de un siglo después, en 1717, dos potencias menores como Portugal y Venecia, fueron capaces de enfrentarse a la flota turca ellas solas y llevar la guerra a sus costas, algo que en 1571 había exigido el concurso de la Monarquía Hispánica en su conjunto y de la práctica totalidad de los Estados italianos». Durante el siglo XVI en el Mediterráneo se dieron cita estados, gobiernos, estrategias y tácticas, pero, sobre todo, galeras, convertidas en el principal instrumento para hacer la guerra. Lepanto se ha planteado siempre como una lucha religiosa. Este libro, publicado en el 450.º aniversario del acontecimiento, nos muestra cómo esa causa quedaba también subordinada al poder y a mayores beneficios comerciales. Al comienzo de la batalla, el Imperio otomano poseía la armada más grande del mundo; cinco horas más tarde había dejado de existir, y perdido toda su hegemonía y poder marítimos. Sin duda, tras enfrentarse a la Liga Santa financiada por Felipe II y encabezada por su hermanastro Juan de Austria, el Turco no estaba acabado, pero ya nunca volvería a ser el mismo ni a participar en un combate naval de importancia.

Portada del libro Lepanto, la batalla decisiva

¿Qué relación existía entre la Monarquía Española, las repúblicas de Venecia y Génova y los Estados Pontificios? ¿Cómo y porqué se pusieron de acuerdo tras las rivalidades y conflictos anteriores? ¿Era simplemente la otomana una amenaza geopolítica o la posibilidad del fin de la cultura europea? ¿Pretendía el Imperio Otomano adueñarse de todo el Mediterráneo? La batalla de Lepanto es la fascinante historia de la guerra más decisiva del siglo XVI, cuyas consecuencias han llegado hasta nuestros días. Una batalla que fue mucho más allá de la lucha por el control del Mediterráneo entre algunas potencias católicas y el Imperio Otomano. El autor vuelve a mostrar su profundo conocimiento de la historia. Describe, de forma clara y amena, la caída de Constantinopla y el evidente declive de los otomanos tras Lepanto, especialmente en el terreno naval, factor entonces determinante por ser el barco el medio de transporte más capaz, eficaz y rápido. Los barcos fueron el instrumento fundamental de la expansión ultramarina europea, lo que convirtió a Lepanto en la batalla determinante que salvó a Europa, y cambió el futuro del mundo entero. Agustín R. Rodríguez ofrece una descripción general de los personajes clave, los hombres –y alguna mujer– que allí lucharon, sus buques, las armas y tácticas de la guerra naval de la época, así como el desarrollo de las largas y complejas campañas que antecedieron y siguieron a la crucial batalla. Los escenarios van desde las costas españolas, italianas, del Adriático y del Egeo a las del norte de África y Oriente Medio, sin olvidar los Balcanes, cuya suerte posterior pudo haber sido la de buena parte de Europa, con consecuencias incalculables en la historia de la humanidad.

lepanto.jpg

“El aspecto era terrible por los gritos de los turcos, por los tiros, fuego, humo; por los lamentos de los que morían. Espantosa era la confusión, el temor, la esperanza, el furor, la porfía, tesón, coraje, rabia, furia; el lastimoso morir de los amigos, animar, herir, prender, quemar, echar al agua las cabezas, brazos, piernas, cuerpos, hombres miserables, parte sin ánima, parte que exhalaban el espíritu, parte gravemente heridos, rematándolos con tiros los cristianos”. Así describió la batalla de Lepanto el historiador español Luis Cabrera de Córdoba (1559-1623) en su Historia de Felipe II. Lepanto es una de esas batallas con un enorme impacto en el imaginario colectivo y la cultura europeos, tan conocida que pudiera parecer que nada más resta por añadir. Nos enfrentamos al reto de tratar de poner en duda lo que creíamos saber sobre esta batalla, por un lado, y por otro incorporar el imprescindible punto de vista otomano, gran ausente de la tradicional visión de los vencedores cristianos. Esperamos haber podido ofrecer un resultado lo más completo y polifacético posible de “la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros”.

978846793576.JPG?v=1589004787

UNA MAGISTRAL RECREACIÓN DE LA BATALLA POR LA QUE CERVANTES PASÓ A LLAMARSE 'EL MANCO DE LEPANTO' Pintor oficial de la Marina, Jean-Yves Delitte nos propone con esta colección sumergirnos en el corazón de las mayores batallas navales de la historia, desde la Antigüedad hasta la Segunda Guerra Mundial. LEPANTO. A finales del siglo XVI el mundo todavía era un vasto territorio por descubrir, y aunque la navegación aún no era una ciencia sino un arte basado en la improvisación, el papado animaba a las potencias cristianas a repartirse el mundo. Enfrente de la Europa cristiana, que buscaba ampliar sus fronteras, se encontraba el Imperio otomano, una media luna de tierras que se extendía por la costa mediterránea. La historia de las civilizaciones nunca ha sido un camino de rosas y la relación entre la cristiandad y el mundo musulmán es un triste ejemplo. Por oscuras razones, más venales que religiosas, cristianos y otomanos se enfrentaron en una titánica batalla naval frente a las costas griegas el 7 de octubre de 1571. La lucha fue tan encarnizada que las aguas turquesas se tiñeron del color de la sangre.

All comments